Biografía de Tutankamón

¿Quién fue Tutankamón?

Considerado como uno de los faraones más famosos, Tutankamón no fue un personaje históricamente notable debido a su breve reinado, tampoco existen muchos datos acerca de su vida. Su fama se debe al hecho de que su mausoleo es el único en el Valle de los Reyes, que ha sobrevivido hasta el día de hoy, sin sufrir daños por saqueo, exhibiendo todo el esplendor y la riqueza real del antiguo Egipto.

Tutankamón, fue el último faraón de su familia real perteneciente a la Dinastía XVIII, quien reinó desde 1334 hasta 1325 a. C., de acuerdo con la cronología de la historia del Nuevo Reino de Egipto. Tutankamón, sucedió al llamado “faraón hereje”, Akenatón, conocido anteriormente como Amenhotep IV.

Su nacimiento se data entre 1341 y 1342 a.C. Su padre fue el faraón Akhenatón, de acuerdo con algunos arqueólogos, creen que su madre fue una de sus esposas más jóvenes, llamada Kiya, identificada como tal, mediante pruebas de ADN.

El ascenso de Tutankamón

Tutankamón ascendió al trono a la edad de ocho o nueve años bajo la tutela del visir Ay, su sucesor y posiblemente también su pariente. Tutankamón se casó con su media hermana Ankhesenamun (hija de Akenatón y la reina Nefertiti), con quien tuvo dos hijas, la primera murió en el quinto o sexto mes de embarazo y la segunda poco después del nacimiento.

Se dice que los nombres del faraón fueron Tutankatón y luego Tutankamón, significa “imagen viva de Atón” e “imagen viva de Amón“, aunque Atón fue cambiado a Amón después de su muerte.

El reinado de Tutankamón

El reinado de Tutankamón fue corto y difícil. Gobernó alrededor de diez años, llegó al poder muy joven. El sumo sacerdote de Amón quiso convertirlo en un símbolo de la restauración de los antiguos dioses frente al monoteísmo. Tutankamón restauraría la religión politeísta del antiguo Egipto, anulando las reformas monoteístas de su padre, quien le dio la supremacía al disco solar, el dios Atón.

En el cuarto año de su gobierno, decidió dejar la ciudad de Amarna, la capital creada por Akenatón, y establecer la corte en Tebas. También volvió al gobierno egipcio tradicional, restableciendo el poder de los sacerdotes y generales. Tutankamón, promulgó el “Edicto de Restauración“, grabado en el templo en la estela de Karnak. Esta restauración de la religión tuvo una gran carga política, pues no sólo se mencionó un retorno al politeísmo, sino que se devolvió el poder al sumo sacerdote de Amón.

Esto implicó no solo el culto a Amón, sino también todo el panteón de dioses egipcios. Además, restauró los templos que se vieron afectados durante el reinado de Akenatón, conocido como el período de Amarna.

El joven faraón no gozó de buena salud. Tenía una deformidad en su pie izquierdo, junto con osteonecrosis que lo mantuvo dependiente de bastones. Además, padecía de escoliosis leve y sufrió de malaria; padecimiento que pudo haberle causado una muerte prematura a los 18 o 19 años, circunstancia que obligó a preparar y enterrar su cuerpo con rapidez en un sitio modesto.

Muerte de Tutankamón

Murió probablemente a los 19 años (no hay precisión con la edad), en circunstancias controvertidas.  No alcanzó a consolidar su poder. Su repentina muerte generó disturbios en todo Egipto, puesto que fue el último miembro de la dinastía XVIII. Fue reemplazado por el alto funcionario Ay, quien contraería matrimonio con la viuda.

Se desconoce la causa de la muerte, pero existen muchas dudas al respecto, la mayoría de las cuales suponen que murió a consecuencia de la malaria, epidemia que cobró la vida de muchos egipcios durante esa época. También se ha barajeado la tesis del asesinato, tras el asedio de su palacio. Lo cierto es que la fecha de su muerte se remonta a alrededor de 1325 a. C.

Fue enterrado en una tumba discreta en el Valle de los Reyes. Allí sería olvidado durante más de 3.000 años, hasta que el arqueólogo Howard Carter descubrió su tumba casi intacta, en el Valle de los Reyes.