SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

La Segunda Guerra Mundial

Por Segunda Guerra Mundial se comprende al conflicto bélico producido entre 1939 y 1945 y que englobó a más de 50 países de todo el mundo. Es la mayor guerra que se ha producido hasta ahora en la historia de la Humanidad. La mayor parte de los países europeos se vieron implicados en este monumental conflicto de una manera u otra en alguno de los bandos, con muy pocas excepciones, como es el caso de España. 

¿Quiénes lucharon en La Segunda Guerra Mundial?

Los países implicados se vieron separados en dos fuerzas enfrentadas por potencias mundiales:

Potencias del Eje:

En primer lugar, se empezó a levantar la Potencia del Eje, también conocida como eje Roma – Berlín – Tokio. Este eje, formado por la Alemania Nazi, el Imperio de Japón y el Reino de Italia, puso contra las cuerdas al bando contrario, los aliados.

Aliados:

Esta facción estuvo conformada por Francia, Polonia, Reino Unido e Irlanda del Norte en un principio. Pero más adelante se fueron añadiendo países como Canadá, Australia, Nueva Zelanda, el dominio de Terranova y la Unión Sudafricana. En 1940 se unieron la Resistencia Francesa, la cual se había sublevado al partido Nazi, Noruega por otro lado, Bélgica, Luxemburgo, Grecia y Países Bajos.  

Por otro lado, fuera de las tierras europeas, en el bando aliado encontramos a la URSS, que se unió a los aliados en 1941 tras la operación Barbarroja, que consistió en un ataque de los alemanes Nazis a la Unión Soviética. Este acontecimiento disparó las alarmas, haciendo avanzar a los rusos en dirección a Alemania, para frenar el tercer Reich alemán, motor de la potencia del eje.  

Por último, los aliados de la segunda guerra mundial acabaron reclutando una potencia mundial importantísima, los Estados unidos de América. Estos al ser atacados por los japoneses en el ataque de Pearl Harbor pusieron su mirada en las costas francesas de Normandía para avanzar su contraofensiva hacia la potencia del eje.  

Origen de la Segunda Guerra Mundial

En un principio, el eje estaba conformado por “el pacto de acero” entre Alemania e Italia. Por un lado, en Alemania reinaba el nacional socialismo de Hitler, un movimiento social político que surgió a raíz del descontento del pueblo alemán con las condiciones deplorables a las que se había sumido a Alemania después de aceptar el tratado de Versalles que puso fin a la primera guerra mundial. 

Alemania al haber firmado dicho tratado se sintió indefensa y abusada económicamente por Francia e Inglaterra. Hitler, el dictador de esta nueva idea política, hizo frente a esta condición utilizando la violencia y la ofensiva contra Inglaterra y Francia. Por otro lado, reinaba el fascismo con Mussolini en las tierras de Italia, un movimiento que se unió a Hitler sin pensarlo para empezar a formar el eje. 

El detonante concreto de la segunda guerra mundial podemos decir que fue la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939 por parte de la Alemania Nazi. Esta invasión se produjo después de que los polacos se negaran a ofrecer a Hitler los corredores libres de Danzig.

Hitler perdió la paciencia e invadió Polonia de una forma brusca y directa mediante la famosa operación relámpago, una estrategia bélica basada en movimientos rápidos y acompañada de los carros blindados y la tecnología más sanguinaria de aquella época.  

El Reino Unido y Francia le dieron 3 días al ejército alemán para retirarse de Polonia, el 3 de septiembre, el Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda le declararon la guerra a Alemania, seguidamente se unieron Francia, Canadá y Sudáfrica.  

Alemanes y rusos conquistaron el territorio. Alemania por occidente y Rusia por oriente, pactando, así como habían acordado anteriormente repartirse el territorio entero.  

Las fuerzas aliadas solo estaban formadas por la invadida Polonia, Francia, que no tardaría en ser invadida también e Inglaterra, con el liderazgo y diligencia de Winston Churchill, primer ministro de Inglaterra que ideó posteriormente gran parte de las ofensivas junto a EEUU.

Como hemos citado anteriormente, la operación Barbarroja y el atentado de Pearl Harbor fueron dos incidentes que también propulsaron que la guerra avanzase y se uniesen más potencias en contra del eje.  

¿Cuándo comenzó la Segunda Guerra Mundial?

La segunda guerra Mundial estalló el 1 de septiembre de 1939. Pero esta fecha se considera muy europeizada. En realidad, la segunda guerra mundial empezó con el avance japonés durante 1937 hacia los territorios de China. Esto produjo la segunda guerra chino-japonesa, que enfureció a Rusia y sumió a Oriente en una batalla aún más tensa. 

Para no complicarlo, China y Japón no se declararon oficialmente la guerra, con el objetivo de que las potencias mundiales como el Reino Unido y EEUU no interviniesen. 

Por tanto, podemos decir que la guerra empezó como tal en Asia, pero a su vez, dos años más tarde, se desplegó la insurrección de Alemania que acabaría declarándose la guerra con las demás potencias europeas. Tenemos entonces dos focos bélicos, Asia y Europa, por ende, una guerra que solo necesitaría del continente americano para declararse como Mundial.

Fases de la Segunda Guerra Mundial

Las fases de la segunda guerra mundial se pueden dividir en:

La primera fase se da en el frente europeo occidental. Primero la Ofensiva y victoria del eje de la Guerra Relámpago en Polonia y la ocupación de Escandinavia entre septiembre de 1939 y abril de 1940 ponen a Hitler en cabeza.  Seguidamente la ocupación por parte del ejército alemán de los Países Bajos, Luxemburgo y Francia, que se dio entre mayo y junio de 1940 dejó atónita a la población Europea, una poderosa potencia nacional socialista avanzaba con fuerza. Por último, la Batalla de Inglaterra entre 1940 y 1941 junto con las guerras de la African Korps que duraron hasta el 1943.

La segunda fase se divide en: La URRSS y EEUU. La primera potencia se embarca en la guerra cuando es atacada por sorpresa por el ejército Nazi en junio de 1941, hecho conocido por la operación Barbarroja que idearon los alemanes para atacar.  Seguidamente le acompañaron las batallas de Stalingrado. Por otro lado, EEUU entra en guerra cuando es atacada por los japoneses en Pearl Harbor. Esto origina lo que se llama la Guerra del Pacífico, una guerra que se formó entre Japón y EEUU finalizando con las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

Por último, el Retroceso del Eje, en concreto de la Alemania Nazi empezando con el desembarco de Normandía en junio de 1944 por parte de los ejércitos de Canadá, Inglaterra y EEUU.  Seguidamente, la entrada de EEUU en Japón con el desembarco de Iwo-Jima. 

Por último, para concluir, la Batalla de Berlín, famosa por ser la última batalla contra el ejército alemán. Alemania es invadida por la URSS y los aliados. Hitler se suicida en su bunker. Alemania se rinde en mayo del 1945. Acaba la segunda guerra mundial en occidente. En oriente acaba la segunda guerra mundial con el lanzamiento de las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki en agosto de 1945, Japón se rinde en septiembre de ese mismo año.  

El partido nazi y el genocidio judío en la Segunda Guerra Mundial

El partido nacional socialista obrero alemán, comúnmente conocido como el partido nazi, fue un partido político activo en Alemania entre 1920 y 1945 con el desenlace de la segunda guerra mundial.

Su líder fue Adolf Hitler, un veterano de la primera guerra mundial que no aceptaba la situación que Alemania estaba viviendo por culpa del tratado de Versalles. El partido nazi comenzó a forjarse en 1919 a partir del partido obrero alemán. Tras diversos golpes de estado en Alemania, este partido consiguió ver la luz el 30 de enero de 1933, cuando Hitler ganó las elecciones parlamentarias que lo acabaron catapultando hacia la figura de dictador que conocemos de él hoy en día.

Hitler fue nombrado canciller de Alemania, y eso pondría fin a toda la democracia del país. Solo quedó activo su propio partido, y este estaba guiado por ideas completamente racistas y autoritarias que atentaban contra la libertad del individuo. Hitler comenzó a sincronizar su partido político con la cultura, economía y educación del país. La voluntad de Hitler era básicamente la base política del gobierno. Hitler designó a su mandato como el tercer Reich, posicionándose como dictador y emperador de Alemania.  

Hitler hablaba del semitismo, este término hace referencia a las doctrinas y costumbres de los pueblos hebreos y semíticos conformados por lo que comúnmente llamamos judíos. Él creía en el antisemitismo, Hitler propiciaba un discurso totalmente antisemita con el que pretendía explicar y poner fin al origen de la pobreza económica de Alemania.

Con este discurso, básicamente Hitler llevó a cabo entre finales de verano y principios de otoño de 1941, un genocidio judío masivo en todos los territorios que había conquistado. Lo que comúnmente llamamos el Holocausto Nazi no deja de ser una matanza extrema de personas judías asesinadas durante el reinado del partido Nazi. 

Anteriormente empezó ya desde 1933 con la aislación en Alemania de los judíos alemanes y otras razas consideradas como inferiores. El gobierno alemán seguidamente atacó las vidas de miles de judíos en la denominada noche de los cristales rotos. Entre 1939 y 1941 los nazis establecen cada vez más guetos y campos de concentración. Los escuadrones de ejecución asesinaron durante estas fechas a millones de judíos tanto en oriente como en occidente.  

Entre 1941 y 1944 se pone en marcha un plan aún más sangriento con el objetivo de acabar masivamente con el pueblo judío. Se establecen seis centros de ejecución donde millones de judíos son asesinados en cámaras de gas. 

Por último, la retirada del eje hace que los campos de concentración deban ser liberados. Los alemanes obligan a los judíos reclusos a marchar dirección occidente. Miles de ellos mueren de frío y hambre en el camino.

La victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial

El día de la victoria en Europa fue el 8 de mayo de 1945, cuando se aceptó la rendición total de Alemania.  Esta rendición no fue firmada por Hitler, puesto que este se suicidó en su bunker durante la batalla de Berlín, y en su lugar tuvo que firmar el general Alfred Jodl. 

Por otro lado, en Estados Unidos se celebra el día de la victoria sobre Japón, y se conmemora en agosto.  Actualmente, en esta fecha concreta se sigue celebrando la derrota del partido Nazi en el Reino unido, Francia, Eslovaquia y la República Checa.  

Consecuencias de la Segunda Guerra Mundial

Las consecuencias de la guerra, como de cualquiera, fueron realmente atroces. Algunas de ellas fueron la devastación total de Europa causada por los extensos y concurrentes bombardeos aéreos que se dieron durante la conquista y liberación de los territorios. Esto requirió de un plan estratégico económico, el plan Marshall, que ideó Estados Unidos para poder reparar todo el daño producido por el conflicto.  

Las potencias europeas quedaron tan devastadas que se alzaron por encima dos superpotencias, EEUU y la URSS. Estas dos entraron rápidamente en una guerra fría que dividiría el territorio alemán en dos naciones completamente distintas: La República Federal Alemana, formada por un sistema capitalista, y la república democrática alemana, formada por el sistema comunista.  

Durante el conflicto se diseñaron y produjeron inventos que hoy en día consideramos de lo más normal. La televisión, el sónar, las computadoras, el vuelo a reacción o la energía atómica se descubrieron durante esta sórdida guerra.

Europa perdió su poder político, Inglaterra se debilitó por culpa de los efectos colaterales a nivel económico de la guerra, Francia la siguió y así se empezaron a descolonizar los países tercermundistas que estaban dominados por las potencias europeas. Surgen los procesos independentistas de ÁFRICA.  

Tras la finalización de la guerra, surgió la ONU con el objetivo de mantener la paz a nivel internacional provocando relaciones amistosas y positivas entre los países. En diciembre de 1948 publicarían la famosa Declaración Universal de los Derechos Humanos. 

Por último, el número incesante de muertes que se produjeron en la segunda guerra mundial dieron lugar a una cifra vertiginosa de entre 55 y 70 millones de fallecidos.  Por tanto, se empezaron a buscar responsables, y surgieron los juicios de Nuremberg hacia la cúpula directiva nazi. Los oficiales, sargentos, generales, ministros y responsables del partido nazi fueron ajusticiados, aprisionados y condenados a muerte. Algunos huyeron a otros países, hoy en día se conoce algún caso de esta emigración.